Moto GP

La velocidad de las Yamaha de Maverick y Rossi es para llorar

Pasará lo que tenga que pasar en la carrera de Qatar, a la que comparecen Maverick, Dovizioso y Márquez en la primera fila, pero lo que ya han evidenciado los entrenamientos del primer GP del año es que la velocidad punta de las Yamaha oficiales de Viñales y Rossi es para llorar, o de risa, según se quiera ver.

El último entrenamiento libre del fin de semana resultó aplastante en este sentido para la fábrica de los diapasones: penúltimo y último, con 331.6 km/h para el español (22º) y 329.9 para el italiano (23º), muy lejos de los 347.2 marcados por la Ducati de Miller o los 345.6 de la Aprilia de Ducati.

 
«Me sorprende la pole con nuestra falta de velocidad»,titulamos en As sus declaraciones, en las que también recordaba lo sucedido en el primer libre: «Dovizioso me adelantó en el FP1 antes de la línea de meta».

Será difícil que Miller y Aleix puedan luchar con Maverick por la victoria, porque el catalán tiene más ritmo que ellos, pero sí que lo harán Dovizioso o Márquez, cuyos datos de velocidad punta también son mucho mejores en ese FP4, la última sesión en la que coincidieron todos los pilotos en el asfalto antes de las calificaciones.

El de Ducati marcó una velocidad punta máxima de 344.7, siendo su moto la sexta más rápida de la sesión.

Y la Honda del campeón llegó a 344.2, el séptimo mejor dato.

La diferencia de ambos con Maverick está rondando los 13 km/h de diferencia a favor de ellos, algo que también se refleja en el promedio de las cinco mejores cotas de velocidad punta: 342.3 para Dovizioso, 341.6 para Márquez y 329.7 para Maverick.

El promedio de Rossi también es el último: 329.4.

Hay que tener en cuenta que en ese cuarto libre sopló con fuerza el aire y que sin él se puede ir aún más rápido.

El récord de velocidad punta en Losail lo tiene Petrucci con 351.8 km/h y habrá que ver qué son capaces de marcar en una carrera en la que las Yamaha tienen ese lastre. Bueno, en el caso de Maverick, porque en el de Rossi se junta además que en pocas vueltas destroza el neumático delantero y asegura que ni tiene ritmo ni es rápido a una vuelta, como evidencia su pobre decimocuarto puesto en la parrilla.

Deja un comentario